Saltear al contenido principal

Una mujer libre

La miseria llegó a mi casa y tuve que abandonar definitivamente la dehesa sayaguesa en la que nací y crecí en Zamora. Desde entonces siempre me han acompañado el aroma y el color de los campos, las encinas centenarias y…

Leer más

Sin identidad

Tenía unos dos años, llegué con lo puesto en un coche junto a otras dos niñas en plena guerra civil. Era tan pequeña que las hermanas de aquella casa (quizá Hijas de la Caridad) me cogieron en brazos como a…

Leer más
Encarnación Enríquez Medina

Mi huida en la Desbandá

Conocí a Antonio Montes García en 1930,  cuando acababa de llegar de Argentina donde había vivido veinticinco años, y me fascinó su inteligencia. Además, sabía leer y escribir y tocaba el clarinete. Yo, Encarnación Enríquez Medina, nunca había conocido hombres…

Leer más
Volver arriba